El Comercio de Especias y la Era de los Descubrimientos

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Antonio Elduque
Publicado el 09 junio 2021
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, árabe, francés, alemán, griego, italiano, portugués

Uno de las principales motivaciones en la Era de la los Descubrimientos en Europa fue la búsqueda de un acceso directo al altamente lucrativo mercado de la especias de Oriente. En el siglo XV, las especias llegaban a Europa a través de las rutas terrestres y marítimas de Oriente Medio, y su demanda era muy elevada tanto para uso culinario como medicinal. El problema era cómo acceder a ese mercado por mar, por lo que se envió a exploradores como Cristóbal Colón (1451-1506) y Vasco de Gama (ca. 1469-1524) con el objetivo de encontrar una ruta marítima de Europa a Asia. Hacia el oeste, Colón encontró un nuevo continente en su ruta, pero hacia el sur, Vasco de Gama rodeó el Cabo de Buena Esperanza, navegó por la costa oriental de África y a través del Océano Índico, hasta llegar a India. A partir de 1500, primero Portugal y luego las otras potencias europeas intentaron controlar el comercio de las especias, los puertos donde se comercializaban y finalmente los territorios donde se cultivaban.

Portuguese Carrack Ships
Carracas portuguesas
Unknown Artist (Public Domain)

La especia de la vida

Durante la Edad Media y el inicio de la Edad Moderna, el término "especia" se aplicaba de manera general a todo tipo de productos naturales exóticos, desde la pimienta al azúcar, las hierbas medicinales o ciertas secreciones animales. Las especias se habían importado de Oriente a Europa desde la antigüedad, y los europeos habían desarrollado un gusto especial por ellas. Parte del atractivo residía en el sabor que daban a los platos, aunque no es correcta la idea, largo tiempo sostenida, de que se utilizaban sobre todo para disimular el sabor de la carne en mal estado. Otro atractivo era su rareza, que hacía de ellas un condimento novedoso en cualquier mesa y un símbolo de estatus de los ricos. Las especias no sólo se utilizaban para dar sabor a las salsas sino también a los vinos; incluso se cristalizaban y se comían solas como dulces.

no se sabe con certeza dónde conseguían los mercaderes sus especias exóticas, y se han originado muchos relatos fantásticos sobre su origen.

Entre las especias valiosas para la preparación de comidas en Europa estaban la pimienta, el jengibre, el clavo, la nuez moscada, la canela, el azafrán, el anís, la cúrcuma, y el comino. Aunque muchas estaban reservadas para las mesas de los ricos, incluso los más pobres utilizaban la pimienta, siempre que podían conseguirla. Las especias, a pesar de su coste, se utilizaban en grandes cantidades. En los banquetes y bodas reales hacían falta sacos de especias y sabemos, por ejemplo, que en el siglo XV, la casa del Duque de Buckingham, en Inglaterra, consumía diariamente dos libras (900 gramos) de especias, especialmente pimienta y jengibre.

Las especias tenían otros usos aparte de su sabor. En la Edad Media y el inicio de la Edad Moderna, se creía que muchas tenían valor medicinal. En primer lugar, podían utilizarse para purgar el cuerpo. En segundo lugar, todavía prevalecía la idea de que un cuerpo sano necesitaba un equilibrio de sus cuatro elementos o humores principales. Una dieta sana, por tanto, tenía que equilibrar esos humores, es decir, no podía ser demasiado caliente ni fría, seca ni húmeda. Las especias ayudaban a lograr el equilibrio en ciertos alimentos. El pescado, por ejemplo, era un alimento frío y húmedo, de manera que, al añadir ciertas especias a los platos de pescado, esas dos características quedaban más equilibradas.

Había especias que se quemaban, como el incienso, por su aroma, o que se esparcían por los suelos o incluso se aplicaban directamente sobre la piel. Por todas partes, desde las iglesias a los burdeles, se usaban las especias para mitigar el mal olor habitual de los interiores medievales. Los perfumes más codiciados y costosos eran el incienso, la mirra, el bálsamo, el sándalo y el mástique. Otro grupo de perfumes, de origen animal, igualmente valioso, incluía secreciones de civetas, castores y ciervos almizcleros. Un tercer grupo de especias aromáticas incluía sustancias extraídas de momias antiguas y otras procedencias exóticas.

Medieval Spice Merchant
Mercader medieval de especias
Lawrence OP (CC BY-NC-ND)

Las especias podían ser tratadas como medicamentos por sí mismas, y eran molidas y transformadas en pastillas, cremas y jarabes. Se consideraba a la pimienta negra como un buen tratamiento de resfriados y asma, y podía, según los boticarios, curar heridas cutáneas superficiales e incluso utilizarse como antídoto contra ciertos venenos. Se creía que la canela era de ayuda contra la fiebre, la nuez moscada contra la flatulencia, y que el jengibre caliente era afrodisíaco. Muchas especias de aroma intenso se consideraban capaces de combatir los hedores, que a su vez se creía que originaban enfermedades. Por dicho motivo, durante varias oleadas de la Peste Negra que asoló Europa, se quemaba ámbar gris, una sustancia grasa procedente del intestino de cachalote, para mantener a raya dicha enfermedad, a menudo fatal. Las piedras preciosas y semipreciosas, también escasas y difíciles de conseguir, solían ser incluidas en la categoría de especias. Se creía que el topacio mitigaba las hemorroides, que el lapislázuli era bueno para la malaria y que las perlas pulverizadas, mezcladas con el mayor número posible de especias, se podían tomar para prevenir el envejecimiento.

Eliminar publicidad
Advertisement

La búsqueda de especias

Algunos médicos criticaban esas creencias, y algunos religiosos fueron honestos en pensar que podía darse mejor uso a todo ese dinero gastado en especias. No obstante, con todas esas posibles aplicaciones y su estatus de producto de lujo que era obligado poseer, no cabe duda de que algunos miembros de la élite europea empezaron a plantearse cómo acceder directamente a las especies de Oriente sin tener que pagar por narices a los mercaderes árabes y orientales. No se sabía con certeza dónde conseguían los mercaderes sus especias. Se desarrollaron muchos relatos fantásticos sobre su origen, pero a partir del siglo XIII, viajeros como Marco Polo (1254-1324 d.C.) y misioneros empezaron a mejorar el conocimiento en Europa de la geografía de un mundo mucho más extenso. India parecía inundada de pimienta negra. Sri Lanka era rica en canela. La madera de sándalo procedía de Timor. China y Japón obtenían especias como clavo, nuez moscada y macis de la India, el Sudeste Asiático y a las Islas Molucas, en la actual Indonesia, no en vano se les llamó las Islas de las Especias.

En 1453 se produjo la caída de Constantinopla, la capital del Imperio Bizantino, a manos del Imperio Otomano, y con ella se perdió una de las principales rutas terrestres para la entrada de las especias en Europa. Ese fue un motivo adicional para que los mercaderes europeos buscaran su propio acceso a las rutas comerciales de las especias y, en lo posible,el control de la producción en origen. Las potencias europeas como España y Portugal podían así además asestar un golpe a sus rivales europeos, en particular los estados marítimos italianos como Venecia y Génova. Otro valor añadido era evitar a los mercaderes musulmanes que dominaban los mercados de especias de Adén y Alejandría. Podía incluso haber aliados cristianos en Asia todavía desconocidos en Europa.

Desde una perspectiva más práctica, el descubrimiento de nuevas tierras agrícolas para el cultivo de cereales podía ayudar a reducir los déficits comerciales. Además estaba la posibilidad real de adquirir prestigio y riquezas para la élite europea y los navegantes que se atrevieran a navegar hacia lo desconocido. Por último, el sistema feudal en Europa estaba en decadencia por la división progresiva de las tierras en parcelas cada vez más pequeñas, en las sucesivas generaciones. Muchos nobles simplemente no sabían qué hacer con su tercer o cuarto hijo, y una buena solución para ambas partes era enviarlos a tierras lejanas para que hicieran fortuna.

Eliminar publicidad
Advertisement

Había, por tanto, motivos económicos, políticos y religiosos para encontrar una ruta marítima de Europa a Asia. Con el respaldo de la Corona y la Iglesia, así como de inversores privados que soñaban con grandes beneficios, los exploradores zarparon hacia horizontes desconocidos.

Portuguese Colonial Empire in the Age of Exploration
Imperio colonial portugués en la Era de las Expediciones
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Una ruta marítima hacia Asia

El comercio de las especias de Oriente existía desde la antigüedad. Hasta el siglo XVI, las especias llegaban por rutas terrestres y marítimas desde Oriente, por el Golfo Pérsico y el Mar Rojo, a través de Egipto y Arabia, hasta el Mediterráneo. La Ruta de la Seda desde China a través de Eurasia era otra vía de entrada de las especias en los mercados europeos. Tal como resume el historiador M.N. Pearson, el coste de traer las especias a Europa por la ruta tradicional de Oriente Medio era muy alto:

…el precio de un kilo de pimienta al cambiar de manos era enorme – costaba de 1 a 2 gramos de plata en el punto de producción, de 10 a 14 en Alejandría, de 14 a 18 en Venecia, y de 20 a 30 en los países europeos consumidores. (41)

Se podían conseguir grandes beneficios, por tanto, si los europeos eran capaces de abastecer la creciente demanda de especias en Europa, evitando las rutas establecidas. Para lograrlo, había que encontrar una ruta marítima hasta Asia.

Eliminar publicidad
Advertisement

En 1492, Cristóbal Colón creyó que podía encontrarla navegando hacia el oeste a través del Océano Atlántico, pero lo único que logró fue encontrar otra masa continental en su camino: América. Los portugueses creían que podían llegar a Asia navegando alrededor del continente africano. En 1488 Bartolomé Díaz recorrió hacia el sur la costa occidental de África y dobló por primera vez el Cabo de Buena Esperanza, el extremo sur del continente africano (ahora Sudáfrica). Le siguió Vasco de Gama quien, en 1497-9, también rodeó el Cabo para seguir hacia el norte por la costa oriental de África y cruzar el Océano Índico hasta Calicut (actual Kozhikode) en la Costa Malabar del sur de India. Por fin los europeos habían encontrado una ruta marítima directa hasta los tesoros de Oriente. Desde la Costa Malabar de India, los barcos europeos podían seguir hacia el este hasta las Islas de las Especias y el Sudeste Asiático. Francisco Serrão abrió una ruta hasta las Islas de las Especias en 1512, y luego Fernando de Magallanes (1480-1521), al ser el primero en circunnavegar el globo en 1519-22, al servicio de España.